Los 5 inventos argentinos más famosos

14 marzo, 2016

1) Huella dactilar o Sistema Dactiloscópico para la identificación de las personas. 1891 Juan Vucetich.

 

Una huella dactilar es la impresión visible o moldeada que produce el contacto de las crestas papilares de un dedo de la mano (generalmente se usan el dedo pulgar o el dedo índice) sobre una superficie. Es una característica individual que se utiliza como medio de identificación de las personas (ver biometría). Se clasifican por sus características en: Visibles o Positivas.-Son las que dejan los dedos al estar impregnados de algún colorante, este material puede ser sangre, tinta, polvo o cualquier otra sustancia con la que puedan quedar marcadas las crestas papilares y puedan ser observadas a simple vista. Moldeadas.-Son las que aparecen impresas en forma de molde,estas se marcan en materia plástica,como la grasa, jabón,plastilina, etc.Naturales.-Aparecen de forma natural en los pulpejos de ambas manos, desde los seis meses de vida intrauterina hasta la muerte e incluso en el proceso de putrefacción, y Artificiales.-Son aquellas que se encuentran plasmadas en forma intencional con alguna sustancia, esencialmente con tinta para su estudio. El sistema de identificación de las personas a través de las huellas fue inventado por Juan Vucetich (nacido en la actual Croacia, registrado inicialmente con el nombre Iván Vučetić y nacionalizado argentino), y el invento se desarrolló y patentó en Argentina, donde también se usó por primera vez el sistema de identificación de huellas para esclarecer un crimen.

2) Bolígrafo/Lapicera. El húngaro naturalizado argentino Ladislao Biro y su hermano Georg, quien era químico. Patentado en 1943.

El bolígrafo es básicamente un tubo de plástico o metal que contiene la tinta, teniendo en un extremo la punta de escritura, que engarza una pequeña esfera o bola, de la que toma el nombre, y que sirve para regular la salida de tinta al papel de forma fluida y constante. Este tubo o “carga” (de tinta) se encuentra en el interior de un armazón que permite asirlo con comodidad. Dicho armazón puede ser de dos partes (base y tapón) o de una sola, con diversos mecanismos que sacan o retraen la punta de la carga para protegerla de golpes y evitar que manche cuando se lleva en el bolsillo. La masiva producción ha hecho que su costo sea muy bajo y lo ha convertido en el instrumento universal de escritura manual.

 

 

3) El colectivo: Solución creada por los taxistas argentinos en 1928. Su característica era un recorrido fijo en el cual los pasajeros podían ascender y descender en diferentes puntos del mismo

colectivoEn Buenos Aires, el Colectivo (de transporte colectivo) es el nombre dado a una intrincada red de cerca de 200 líneas de autobuses que recorren el área metropolitana. Su origen se remonta a 1928, año en el que un grupo de taxistas decidió realizar un recorrido fijo anunciándolo con un cartel en su parte delantera y permitiendo subir a más de un pasajero. Con la desaparición del tranvía se convirtieron en el primer medio de transporte, absorbiendo muchos viejos recorridos. Dado a su desarrollo descentralizado y dinámico, los colectivos de la Ciudad de Buenos Aires representan una típica tradición porteña, y también son llamados coloquialmente con la palabra bondi. Su uso fue popularizándose en Uruguay, Brasil y Chile para luego extenderse al resto del mundo. En el tiempo, pasaron del auto al camión, terminando por el formato de colectivo que conocemos hoy en día del cual se mantiene en concepto más allá de la modernización que tuvo en el último siglo.

 

4) Dulce de leche: Es un invento considerado americano en donde cada país le ha dado su propia vida y estilo. Definamos el estilo Argentino para la fabricación de esta delicia.

 

No es posible determinar un nacimiento ni nacionalidad ya que se trata de diferentes recetas similares. Su base es leche con azúcar que se deja cocinar por mucho tiempo hasta que se transforma en melaza. Es de suponer que es algo fácilmente generable por un descuido en cualquier lugar del planeta en donde a alguien se le haya ocurrido calentar leche con azúcar.  Hay historias de su origen que hablan de la cocinera de Rosas, de San Martín en Chile, del mismo Napoleón. Hay información de productos similares provenientes de Brasil, Chile, Paraguay, Ecuador, de hace cuatro siglos atrás… Pero no cabe duda de que en Argentina ha alcanzado su pico máximo de popularidad mundial lo que lleva al mito incomprobable de que es Argentino. El dulce de leche elaborado en Argentina está hecho a base de leche de vaca, azúcar, chaucha de vainilla (o esencia artificial de vainilla) y una pizca de bicarbonato de sodio. En este país se elaboran distintas variedades de dulce de leche, entre las que se destacan el familiar (con dos subvariantes: el “tradicional”, más espeso y marrón, y el de “bajas calorías”, menos espeso y de un color más claro), el repostero (para repostería) y el heladero (especial para elaborar helados). Uruguay presenta una receta similar por lo que siempre ha existido la disputa sin solución en cuando a su origen. 

5) Jeringa Autodescartable: Uno de los últimos inventos argentinos ha sido la jeringa y aguja autodescartable. El invento es obra del empresario Carlos Arcusin y data de 1989

El mismo consiste en una jeringa que incluye una aguja inseparable. El primer hallazgo se hizo con miras a evitar el intercambio de agujas, una practica común entre drogadictos y con consecuencias muchas veces fatales por contagio del virus de SIDA.

La segunda cualidad del invento, es el émbolo que extrae y empuja el líquido a ser inyectado. Ese disco se separa automáticamente del vástago que lo sostiene, una vez hechos los dos movimientos elementales de la aplicación.

Es importante no confundir con la jeringa descartable, cuyo nacimiento es más antiguo.
El inventor señala la diferencia: La jeringa descartable tradicional hay que descartarla. La autodescartable, se descarta si o si. Esa pequeña diferencia es la enorme distancia que separa a las jeringas descartables comunes.

Hasta hoy los modelos de jeringas descartables, se descartan por voluntad del usuario, lo que no sucede con el modelo de Carlos Arcusin, que se autoinutiliza inevitablemente tras la primera, y ultima aplicación.

Arcusin ha señalado que inventó la jeringa autodescartable a instancias de las noticias periodisticas que daban cuenta del rehuso de material descartable por parte de algunos sanatorios de primer nivel, lo que implicaba un problema para frenar la transmisión del SIDA, como también para evitar los accidentes profesionales en médicos.

(Visited 118 times, 1 visits today)

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *